Calambres nocturnos en las piernas

Por el 12-02-2013 Categoria: Calambres en las piernas, Prevenir los calambres

Los calambres nocturnos en las piernas son espasmos repentinos en los músculos de la parte inferior de las piernas, aunque algunas veces también se pueden dar en los muslos o en la zona del pie. Las personas que suelen experimentar este tipo de calambres suelen sufrirlos cuando se están durmiendo o cuando se están despertando y su duración puede ser desde unos pocos segundos hasta varios minutos.

 ¿Cómo detener los calambres nocturnos en las piernas?

Si sufres estos calambres en las piernas de forma habitual estarás acostumbrado a sufrir grandes dolores en las piernas, por lo que seguro que te interesa conocer algunos métodos para detenerlos, sobre todo si eres de los que sufren calambres de varios minutos. Algunos de los remedios que puedes probar son:

  • Caminar o mover las piernas en la cama, aunque al principio cueste un poco.
  • Estirar los músculos de la pantorrilla, subiendo los dedos del pie hacia la cabeza y bajando el talón en sentido contrario. Si notas alivio no pares de estirar ya que esto haría que el dolor volviese. Sigue estirando durante un par de minutos y vuelve a la posición inicial poco a poco.
  • Una ducha con agua caliente o fría así como la aplicación de compresas mojadas en agua caliente o bien fría. A algunas personas les va mejor el calor y a otras el frío, es cuestión de probar ambos métodos y elegir el que más te convenga.

calambres nocturnos en las piernas

¿Cómo prevenirlos?

Aunque algunas personas son más propensas que otras a sufrir calambres nocturnos puedes ayudar a reducirlos y que te ocurran con menos frecuencia si sigues los siguientes consejos:

  • Bebe abundante agua y líquidos durante el día, ya que a menudo los calambres se deben a una mala hidratación.
  • Evita el alcohol o la cafeína y si los consumes hazlo seguidos de agua abundante, puesto que se trata de bebidas deshidratantes y contribuyen a la aparición de calambres nocturnos.
  • Asegúrate de llevar una dieta saludable, que contenga las cantidades recomendadas de calcio, potasio y magnesio, los principales minerales que evitan la aparición de calambres.
  • Pasea en bicicleta o sal a correr para acondicionar los músculos y que cojan más fibra.
  • Estira los músculos de las piernas diariamente antes de irte a la cama para que cojan flexibibilidad.

Si los calambres nocturnos te suceden desde hace poco tiempo es posible que se deba a un nuevo medicamento que tomas o a una alergia. Consulta con tu médico para que determine las causas y te cambie el medicamento o te de uno nuevo si es necesario.


Comparte este artículo:

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO