Cuidados de una expansión en la oreja y que hacer en caso de infección

Hoy en día es muy común que cualquier persona se realice una expansión en el lóbulo de la oreja. Sea por moda, gusto propio o algún tipo de creencia. Sin embargo, realizar este tipo de procedimiento se considera una modificación extrema. Así que, necesita una serie de cuidados y atenciones muy grandes. A causa, de que es una herida abierta, ubicada en un sitio propenso a infectarse por el sudor, caspa, etc. Es por ello, que hemos decidido realizar un artículo explicando los cuidados de una expansión en la oreja, para que dicho procedimiento sea lo más óptimo posible.


Cuidados de una expansión en la oreja

Cabe destacar que al realizarnos una expansión, se debe estar consciente de que es bastante delicado y en la mayoría de los casos (si no se tiene el cuidado adecuado) termina en infecciones fuertes. Lo cual, se puede evitar tomando las medidas necesarias. Así que, a continuación nombramos los cuidados de una expansión en la oreja:


Expansores ideales

Lo ideal es que los expansores que se utilicen  (por lo menos hasta que cicatricen)  sean de titanio u acero quirúrgico. A causa de que son los menos propensos a causar infección. Luego de que las expansiones hayan sanado, se puede elegir con más libertad el material de la joya que se vaya a usar.


Limpieza diaria

Con este tipo de modificaciones los primeros días se debe de tener una buena limpieza. De preferencia hasta que comience a salir la costra y allí se debe de detener. No es necesario quitar los expansores, con el simple hecho de limpiar muy bien con solución fisiológica y jabón neutro (preferiblemente líquido, sino, se puede disolver en un poco de agua) y después se debe enjaguar con agua tibia para así, limpiarla. Lo ideal es hacerlo 3 veces al día (sin contar las veces después de la ducha). Cabe destacar, que se deben de lavar las manos antes de cada limpieza o se deben utilizar guantes quirúrgicos de látex. De esta forma, se evita contaminar la herida con los gérmenes que nuestras manos “recogen” durante el día.


Cremas cicatrizantes

Son ideales para el cuidado y la pronta cicatrización junto con la limpieza diaria. Lo ideal, es que sean cremas cicatrizantes con antibióticos y sean aplicadas solo después de la limpieza. Algunas personas tienden a aplicarla en cualquier momento del día, sin ni siquiera tener la limpieza adecuada. Lo cual, causa un efecto contraproducente (infección) que en realidad estamos tratando de evitar.


En caso de una infección

Se deben de tomar medidas como las que nombraremos a continuación:

  • Retirar los expansores: No necesariamente debe de ser “para siempre”. Pero si es aconsejable que sea hasta que se cure la infección y cicatrice la herida.
  • Limpiar directamente en el hoyo de la expansión: Se debe de quitar todo residuo de pus y posiblemente sangre con solución fisiología y jabón antiséptico. Lo ideal es hacerlo una vez en la mañana y otra en la noche. Sin embargo, también se debe de realizar luego de cada ducha.
  • Si se tiene el cabello largo, se recomienda mantenerlo el mayor tiempo posible recogido. A causa, de que el cabello puede contaminar aún más la expansión, sin contar que puede lastimarla.
  • Cremas con antibióticos: Lo ideal para esto, es ir a un médico a que recomiende la crema ideal para el tipo de infección que se presenta.

Cuando asistir a un medico

Se debe asistir a un médico si notamos que luego de tres días, la infección no cede. Ya que es posible, que se necesite ingerir antibióticos para poder eliminarla por completo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*