Dolor de espalda durante el embarazo

El dolor de espalda durante el embarazo es algo totalmente normal, al igual que las náuseas, los antojos, la hinchazón, entre otros síntomas. Sin embargo, en la mayoría de las mujeres suele ser insoportable. Y por dicha razón, hemos decidido explicar el por qué sucede y algunas formas de aliviarlo.


¿Por qué da dolor de espalda durante el embarazo?

El dolor de espalda durante el embarazo se presenta por primera vez (mayormente) en el tercer mes. A causa que en el primer trimestre de embarazo es cuando el cuerpo, comienza a tener cambios más significativos. Es decir, comienza a prepararse para el crecimiento del feto y el parto. Uno de los cambios que afectan directamente a la espalda baja, es una pequeña desviación que se crea. La cual, se forma para que la embarazada pueda continuar teniendo un punto de equilibrio al aumentar el peso y tamaño del vientre. Usualmente según vaya creciendo el feto, la desviación aumenta. Sin embargo, luego del parto, la columna regresa al estado normal.


¿Cómo aliviar el dolor de espalda durante el embarazo?

El aliviar el dolor de espalda durante el embarazo es realmente fácil, solamente es cuestión de crear nuevos hábitos para que el tiempo de gestación sea lo más pleno posible. Algunas recomendaciones para comenzar a poner en práctica son:

  • Utilizar almohadas al estar sentada o acostada: La almohada puede ayudar como un soporte blando que aumente la comodidad y alivie la molestia. Cuando se encuentre acostada, lo ideal es que se coloque de medio lado y la almohada atrás, con el propósito de que el cuerpo no quede totalmente recto y el dolor de espalda disminuya. Al estar sentada, trata de colocarla en la parte baja de la espalda y apoyarse completamente al asiento.
  • Mejorar postura: Si la mayor parte del tiempo te encuentras encorvada, lo ideal es que mejores tu postura. Trata de estar recta el mayor tiempo posible. Al principio quizás sea un poco incómodo pero ayudara.
  • No aumentar de peso: Lo ideal es mantener tu peso ideal (dictado por el medico) y no dejarse llevar por los “antojos”, que pueden hacer subir mucho de peso. Mientras más pesada estés, más carga le pondrás a tu columna.
  • Realizar estiramientos acostada: Los puedes realizar antes de pararte de la cama. Simplemente estira lo más que puedas tus piernas y brazos sin hacerte daño. Repite la acción varias veces y luego puedes levantarte.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*