Remedios caseros para curar los espolones

Existen realmente muchas formas de aliviar las molestias que puede causar un espolón. Sin embargo, algunas veces los tratamientos convencionales no funcionan en nosotros o quizás simplemente no tengamos el tiempo o el dinero para realizarlos. Así que, en este artículo nos concentraremos en decir varios remedios caseros para curar los espolones, además de hablar un poco sobre que son y cuáles son sus síntomas.


¿Qué son los espolones?

Los espolones básicamente son formaciones de Oseas, ubicadas en el talón (Específicamente en el hueso calcáneo). Y se podría decir, que tienen una forma similar a la de una lanza.


Síntomas de los espolones

Usualmente los espolones presentan los siguientes síntomas:

  • Dolor intenso en el talón al estar de pie.
  • Pinchazos y hormigueo en el talón.
  • Sensación al caminar de estar pisando una piedra u objeto.
  • Alivio al estar acostado.
  • Imposibilidad de durar mucho tiempo de pie, a causa del dolor.

Causa de los espolones calcáneos

Los espolones se podría decir que son el resultado de una lesión en el talón. En sí, no es el hueso calcáneo que sufre la lesión, sino, los tejidos alrededor que se van inflamando y en vez de curarse, se acumulan en ese espacio, sales de calcio. Las cuales, poco a poco van formando lo que conocemos como espolón. Algunas acciones que podrían causar los espolones serian:

  • Durar de pie por tiempos muy prolongados. Por ejemplo, las personas que trabajan de meseros. También las personas que trotan u corren, pueden sufrir de espolón.
  • Apoyar constantemente todo el peso del cuerpo en una sola pierna.
  • Utilizar calzado duro e incómodo, como zapatos con tacón, etc.
Un articulo que quizás te interese: Como curar un espolón 

Remedios caseros para curar los espolones

Los remedios caseros para curar los espolones más efectivos, son los que mencionaremos a continuación:

  • Realizar una serie de ejercicios con una botella. Básicamente la persona debe de colocar la botella (preferiblemente de pequeña) de costado en el piso, y poner el pie encima de esta y comenzar a rodarla, afincando un poco en el área del talón. Este ejercicio que podemos hacer fácilmente en nuestro hogar, ayuda a disminuir el tamaño del espolón y mejorar los síntomas que produce.
  • Sumergir el pie en agua tibia con sal. Esta acción, alivia y mejora las molestias causadas por el espolón.
  • Ejercicios con una pelota de goma o algo similar de forma esférica. Es prácticamente el mismo principio que con la botella, con la única diferencia que se debe de mover el talón pisando la pelota en forma circular. Se recomienda hacer estos ejercicios sentados.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*